Michael Haneke contra los monstruos

“La cinta blanca” es una joya guionística y fotográfica escondida entre las mastodónticas producciones de Hollywood, pero con una historia costumbrista, cruda, violenta y muy humilde, se ha hecho un hueco en la carrera por los Oscars.

El director austriaco Michael Haneke escribe y dirige un film en blanco y negro con una sucesión de planos exquisitos y una tensión emocional difícil de palpar en el cine actual.

Quizá le falta ritmo, o música, o escándalo, pero hay que ir a verla sin los prejuicios que, a todos los que amamos el cine americano, nos llevan a comparar el cine de autor con, por ejemplo, “Sherlock Holmes”.

La película está ambientada en la época previa al estallido de la Primera Guerra Mundial, y nos muestra la vida de una aldea en la que el Barón es el dueño y señor no sólo de las tierras sino de las vidas de todos los campesinos. Está claro que los niños juegan el papel más importante en ésta pequeña hitoria cargada de envidias, puritanismo y mentiras, y por eso quizá sea tan especial. Ya ganó la Palma de Oro en Cannes y la semana pasada un Globo de Oro.

Personalmente, no es la mejor película europea de la década (como apuntaban los críticos locos de Hipersónica) pero sin duda merece un reconocimiento antes que las absurdas propuestas de Almodóvar y Amenábar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: