Festivales de música y pasta

febrero 1, 2010

El problema de otorgar total libertad a unos promotores españoles para organizar un festival de reconocido prestigio es que sólo tienen un objetivo: el dinero. Y me parece bien, pero creo que la música no es sólo un negocio; debe ser una propuesta artística, y apostar por Shakira (que repite) y Rihanna es ir a lo seguro.

Cierto es que inaugurar el cartel con Bon Jovi es un arma de doble filo (ya sabéis, dinero y calidad musical) pero será lo máximo que nos traerán la gente del Rock in Rio, y encima coincide con el peor momento compositivo de la banda americana, pero supongo que Jon, Richie y los demás son lo suficientemente inteligentes como para no tocar ni un sólo tema de su tropiezo “The Circle“.

Por su parte, el FIB 2010 ha confirmado a Kasabian (gran banda), The Prodigy (acierto para cerrar el festival por todo lo alto) Madness (clásicos), PIL (hay mucho fan de los Sex Pistols) y un par de bandas más que ahora mismo no recuerdo. El caso es que el FIB tampoco se salva de la quema. La propuesta no es mejor. Van a por la pasta, sin duda, pero de los turistas ingleses, holandeses, alemanes y franceses que llenan las playas de Benicassim derrochando en hoteles, comida y cerveza, sobre todo cerveza).

Luego está el Viñarock, el festival para los adolescentes que aún no han descubierto el rock´n roll de verdad y se contentan con ver a Reincidentes, Boikot, Los Suaves y demás mierdas patrias.

Encima éste año tampoco hay Summercase… lo de las competencias de los festivales se ha acabado. A cada cual peor. Esperemos a ver que nos deparan los del FIB, porque su cartel suele ser muy amplio y siempre hay alguna sorpresa. De momento, vuelven a sonar Los Planetas, y la vuelta de Muse. Ojalá…