Guti con tacones

enero 31, 2010

En este blog también se habla de fútbol, y aunque sea atlético de nacimiento, voy a dedicar una entrada a Guti, gran futbolista y hombre honesto donde los haya.

La noche del sábado hizo una genialidad, en un momento clave y arriesgando muchísimo, porque tener el gol tan cerca y regalárselo al malo de Benzema es poner en riesgo todo un partido. Afortunadamente para los madridistas, la cosa salió bien, y Guti vuelve a ser un Dios, al menos para ellos.

Nunca lo ha sido, nunca lo será y nunca querrá serlo. Él no cree en “los galácticos”, ni en los Dioses ni en los Mesías. Guti tiene los pies en la Tierra, sin duda, a pesar de su excéntrica vida privada (que a mí me parece bastante normal) o los grandes titulares que regala a la prensa.

Guti es un gran profesional que debería haber aprendido a tocar la guitarra. Tiene un aire de estrella de rock triunfadora, y además es amigo de Rubén y Leiva. Guti se equivocó a la hora de elegir un camino. Los periodistas le llama bocazas, pero se equivocan. ¿Por qué tienen que decir siempre lo mismo? ¿Acaso tienen a alguien detrás aputándoles con un revólver en la espalda si se saltan el guión establecido? ¿Acaso ése supuesto guión lo escribe el pedante de Jorge Valdano?

Guti, un consejo: deberías irte, lejos de aquí. No has hecho goles decisivos, ni has dado muchos títulos a tu club, pero a unos pocos nos gusta el fútbol por la poesía; por el pase entre líneas; por el tacón; por el sombrero y las bicicletas; muchos disfrutamos del fútbol por gente como tú,así que márchate de Madrid y juega donde sepan apreciar la calidad que posees, y si la cosa no funciona, dedícate al rock, en eso tienes mejores amigos.