La trampa de Maga

marzo 18, 2010

Maga llevaban un tiempo desaparecidos, ya fuera por colaborar con Sr.Chinaro o con Deluxe  o simplemente porque su fórmula se había agotado, la banda sevillana vuelve con “A la hora del Sol”, primer trabajo con Mushroom Pillow; un disco algo más digerible, con más matices y menos minimalista  pero sin rumbo concreto.

Sal y otras historias no es sólo el primer single del álbum, sino, posiblemente, el mejor tema. Lo malo es que al ser el tema que abre el álbum, todo lo demás queda casi en un segundo plano, aunque Silencio es una buena pieza pop. A partir de Martes, el disco se diluye, pierde frescura y originalidad.

La balsa es el típico tema creciente que nunca acaba de arrancar y Harás y romperás suena tan lo-fi que parece una broma (o una simple maqueta).

En Sí, pero no lo soy, la banda retoma el vuelo, o el Norte de disco, y en Último mar la oscuridad se apodera de su sonido creando un ambiente elegante. Hoy, en la que tiran de acordes con la guitarra acústica, es una gran canción con una melodía de voz preciosa.

Canción para Septiembre me aburre, lo siento, pero incluso me quedé dormido mientras la escuchaba. Prescindible, sin duda.

Hasta despertar es buena, bastante animada, pero demasiado ligera para cerrar un disco que no acaba nunca de encontrar su sitio. Maga prometieron un trabajo más rico en texturas, pero nos hemos encontrado con el mismo tipo de canciones decoradas con acústicas y sintetizadores. En él encontraremos cuatro canciones interesantes, pero no os lo recomiendo si no sois fieles seguidores de ésta banda que ha caído en su propia trampa sónica.